FLAMENCO en tiempos de Coronavirus

REFLEXIÓN…

Cada ALMA es diferente = cada BAILARÍN/A 💃🏽🕺🏽TIENE que ser diferente 💜

FLAMENCO en tiempos de Coronavirus

En esta difícil situación que estamos viviendo, necesitamos de ilusiones y motivaciones para dejar aparcado el sentimiento de tristeza generalizado que hay en el ser humano. Una de las mejores terapias es BAILAR, ya que no hay mejor terapia que desconectar haciendo una actividad física. BAILAR nos libera de energía, stress y nos ayuda a desconectar mientras lo estamos haciendo de las preocupaciones diarias que todos tenemos. Sea en las aulas (con el protocolo especial por la actual pandemia) o con las herramientas Online que tenemos no podemos parar de ¡¡¡Bailar!!!

Hacer un acto de reflexión de las experiencias vividas también ayuda a los bailarines amateurs o profesionales a quedarnos con la parte positiva de lo vivido y proyectarlo a que sea beneficioso de ahora en adelante, ya que aún siendo fuerte de mente, a veces un bailarín/a ha tenido que escuchar comentarios que le han llevado a alguna frustración o querer tirar la toalla. En mi caso particular algunos comentarios como:

1. Eres demasiado elegante, no te rompes, tienes que ser más flamenca…

2. Haces demasiadas cosas poco comunes.

3. ¿Tú que eres Bailarina o Bailaora? 🤔 Bailarina ¿no? ¿Qué diferencia hay? ¿Bailar en un Teatro, en una Sala, en un Hotel, en un Tablao? ¿A caso es un bailarín/a o bailaor/a no tiene que dar su máximo en todos los espacios donde lo haga? Un bailarín/a de una compañía o cuando baila en grupo aunque sea a nivel amateur, tiene que ensayar mucho más con los compañeros/as para que todos vayan en sintonía y ver un trabajo de equipo, al que muchas veces un bailarín solista, puede hacer alguna improvisación si alguna cosa falla, por ese motivo a mi entender, quizá tiene mas trabajo y más mérito el que trabaja en colectivo , sin menospreciar el trabajo de los bailarines, bailaores que lo hacen a modo individual, que también requiere de sabiduría, estudio y un alto empuje de improvisación, pero sin la dificultad añadida de aprender o ejecutar movimientos o secuencias que le son más dificultosas por técnica, y poder «arreglarlo» con recursos propios que son más prácticos .

Grandes maestros que me vieron bailar hace años, Laura Mestres  (Ca La Vidala Hospitalet del Llobregat) e Iván Góngora (maestro y amigo) , me dijeron: «nunca cambies porque tu Elegancia es lo que te hace diferente y eso es lo más valioso» 💜, pues bien … lo instauré en mi ALMA y es lo mejor que pude hacer Como Bailarina/Bailaora 💃🏽 cuando llegas a eso: a ser tú mism@ , sin prejuicios, queriéndote tal y como eres y llevando tus posibles complejos (o lo que crees que son complejos en ese momento) a que sean tus virtudes, se te llena el corazón y proyectas eso a que todo sea más simple y enriquecedor, continuas aprendiendo de tus compañeros y hasta de tus alumnos más pequeños … y aún se multiplica más la esencia que proyectas, ya que posteriormente tus alumnos y compañeros lo transmiten del mismo modo, y es el mejor legado artístico que puedes dejar:

  1. Amor a lo que haces
  2. Respeto y hacerte respetar
  3. Competir sanamente para mejorar
  4. Aprender de cada momento negativo que te presenta el oficio

Todo ello y más, te hace luchar y seguir incluso en estas decaídas profesionales que nos ha dado el dichoso Covid19 🦠

beneficios de bailar flamenco

Nunca se debe negar de dónde se viene, y quién te ha ayudado a dar tus primeros pasos, al contrario, si no pasáramos por donde pasamos no seríamos quien somos. En mi curriculum están todos los que me ayudaron a ser quien soy:

  • David Cano Moreno (que por mi nivel iniciación de esa época no me podía ubicar en los grupos que yo veía y admiraba, y curiosamente, hace más de una década , ¡quién me lo iba a decir! es amigo, ha sido profesor de la escuela Art i Flamenc de Tarragona y compañero de nuestra pequeña y humilde cía. Alboreá.
  • Africa Sarai Aguilar (Artemis Dansa) a la que siempre le decía: «menos mal que el destino me ha hecho aterrizar aquí» , con mis diferencias de pensamiento profesional actualmente, pero nunca negando de dónde vengo y recordando lo positivo, ya que lo negativo solo puede hacer daño al Alma, y cuanto más limpia está mejor se baila.
  • Núria, Tatiana García y Artemis Plaja que me dieron mis primeras clases de ballet con 23 años!!!
  • Arantxa Sargadoy que me daba clases de Contemporáneo a las que difícilmente podía llegar al nivel en esa época por los alumnos de tanto talento que tenía en sus clases, pero siempre me ayudó a seguir y luchar.
  • Posteriormente grandes maestros 💃🏽🕺🏽🔝 Adrián Sánchez, Cristina su mujer en clases de Bata de Cola, Concha Jareño, a la que admiraba y me sorprendió muy gratamente su manera docente de dar clase, y un largo etc.

Pero nunca me cansaré de decir de decir y agradecer a Iván Góngora su persistencia, ya que fué un antes y un después en mi vida profesional, por mucha distancia que hubiera entre nosotros en una época, él siempre estaba, está y estará su esencia en mi persona (es lo que hay Sr. Góngora, jajaja)

No puedo dejarme a mi hermana Montserrat Puvill, compañera, amiga y gran profesional, la que mejor comparte mi manera de hacer en enriquecer sus experiencias negativas vividas y proyectarlas a que sean sus virtudes. Luchadora, Flamenca de cuerpo y Alma, y una GRAN DOCENTE, a la que también la vida le puso barreras, a la que los años la han puesto en su sitio y dado la razón por ser una GRAN BAILARINA, MAESTRA y sabia en sus consejos a los alumnos que puedan tener una frustración o problema emocional pensando que nunca llegarán a sus metas, LAS SUYAS las que importan.

También agradecida siempre a los compañeros de profesión que se unieron al barco de nuestra pequeña CÍA. ALBOREÁ, hace 17 años, bailarines que llevaban más años que yo bailando y alumnos avanzados que se sumaron a un proyecto con grandes éxitos por lo que transmitíamos y transmitimos en el escenario, no nos importaba ni importa donde actuemos porque nuestra mayor virtud es hacerlo con respeto, diversión y complicidad: Montserrat Puvill (mi hermana) , Elisabeth Ceacero (actualmente madre de tres preciosas sobrinas a las que espero que en un futuro sigan el legado que está siguiendo Aroa A., mi hija mayor y Aroa C. Sobrina de las dos), Arturo Villar, compañero, amigo y al que el Flamenco le viene ya natural, dá igual que baile, él sólo puede ser él, y cuando bailamos los dos, tanto nosotros como el púbico percibe la gran complicidad entre nosotros. Curro, Maria , Montse C., Marga, Viviana, Vanessa, Alba, Maria Rosa y un largo etc. de compañeros que también pasaron y han sido un granito de arena más. Y actualmente nuestros Jóvenes Alboreá: Aroa A. (mi hija Mayor que sigue el legado de si Madre y Tía, Lola, Maria B. , Yaiza, Alexandra, Sandra, Noelia y mi Manuel, que van dando sus pasitos para que en un futuro ellos sean los Titulares de éste gran equipo.

Por todo ello y mis experiencias, visto desde la distancia, en un momento donde la vida terrenal y los astros están tan removidos , y sin toxicidad añadida de personas no sanas en mi entorno 🙏🏽 todo es más simple de lo que parecía, y estoy segura que si todos os permitís hacerlo, que no es fácil, seréis más felices.

Para encontrar nuestra ALMA como bailarines, y que todas nuestras experiencias sean un bien para nosotros, y los que sois docentes para vuestros alumnos, lo mejor es proyectar en positivo, hacer de vuestros complejos vuestras virtudes y no seguir patrones que puedan ser tóxicos para vosotros mismos como ser humano.

Nuestros seguidores, compañeros, alumnos tienen que seguir su ALMA, sin patrones tóxicos y que sepan elegir el suyo , ni mejor ni peor “EL SUYO”, porque TODAS LAS ALMAS SON DIFERENTES, Y TODOS LOS BAILARINES TIENEN QUE SER DIFERENTES.

Nadie somos mejores que otros , Vanessa (Galeriasilvestre Madrid), una gran amiga de hace años me dijo un día : “somos hormiguitas en el universo” y es una frase que repito mucho a mis alumnos del Estudi de dansa Art i Flamenc de Tarragona. La soberbia y el despotismo es una de las cosas que más tiene que trabajar el ser humano tanto para su vida personal, como para la profesional en este caso.

Tampoco podemos caer en el error de no decir lo que sentimos, pedir lo que es justo para nosotros y para los futuros profesionales que estamos educando en nuestras aulas. Vivimos en la Tierra, y sin dinero poco podemos vivir o ayudar, de ahí que tenemos que luchar para que se dignifique nuestro oficio, cada vez sean menos los que hacen competencia desleal al oficio y todos juguemos las mismas cartas, sino y tal como están las cosas la danza morirá arruinada, y profesionales que pagan sus impuestos, luchan por sobrevivir y hacen que la danza no se apague no podrán subsistir por el poco apoyo que hay desde quien realmente puede ayudar, pero los primeros que tenemos que cambiar éstos aspectos somos los mismos profesionales, dejar los egos y las soberbias, competir económicamente desde una base lógica y soportable, ya que hay alumnos para todos porque cada profesional es diferente y cada alumno tiene unas necesidades diferentes, «el pan para hoy es hambre para mañana» quizá es bueno para alguien en un momento puntual pero nos perjudica a todos a la larga.

Y acabo como he empezado: Cada ALMA es diferente = cada BAILARÍN/A 💃🏽🕺🏽TIENE que ser diferente 💜

En tiempos de Coronavirus, bailando flamenco

¡¡¡Un abrazo a todos y hasta pronto !!!

Txelly

Gracias Jordi A. por esas maravillosas Fotografías que me haces siempre (Instagram: @Jordi_de_Meritx)

Abrir chat
1
Hola soy Txell,

Bienvenid@ a tu estudio de danza!!

¿Que deseas saber?